Por qué debemos elegir la calidad frente a la cantidad

 

A menudo, la cultura en la que vivimos promueve la idea de que nuestro confort se consigue a través de la cantidad: cuanto más, mejor. No obstante, puedo afirmar que esta idea se encuentra lejos de la realidad dado que cuanto más simplifiquemos nuestra vida más rica será.
Hablando de ropa, no se como lo llevas tu, pero en mi caso tengo mucho que mejorar. Dar un paso atrás y revaluar lo que realmente importa para ti cuando te decides a comprar ropa, hará que tomes más conciencia de tus propios hábitos a la hora de realizar esta actividad.
Cuando era pequeña, mi madre siempre me decía¨somos demasiado pobres para permitirnos cosas baratas¨. Ahora, comprendo el verdadero significado de estas palabras: en lugar de comprar un montón de ropa barata y luego tirarla, es mejor invertir un poco más en prendas de buena calidad y con una mayor durabilidad. La clave es elegir ropa que nos sea útil y que nos haga sentir especiales. Por ello, intenta elegir siempre ropa con un diseño que te favorezca y concuerde con tu verdadero estilo para así sacarle el mayor partido posible. Abrazar este mindset de ¨cuanto menos, mejor¨ no es tan difícil si pensamos en los beneficios que nos reporta. Por ello, vamos a analizarlo en profundidad:

• Lo primero es que la obligación de tener que substituir tan a menudo tus prendas desaparece. Esto significa menos shopping y por lo tanto menos estrés, lo que conlleva a la toma de decisiones más responsables y menos dinero malgastado cada vez que compras prendas de una marca fast fashion. La ropa de calidad dura más y se mantiene mejor después de varios lavados.

• Es más sostenible. La industria de la moda es una de las más perjudiciales para el planeta y si no intentamos reducir el impacto ambiental que producimos, las futuras generaciones van a sufrir las nefastas consecuencias (para los que habéis decidido tener hijos, se trata de su futuro).

• Te hace sentir mejor. Es una excelente experiencia llevar ropa fabricada con materiales de buena calidad, tanto en el aspecto de los acabados, como en el estético. Elegir prendas confeccionadas con tejidos naturales, no solo hará que te sientas mejor con ellas, sino que también te incitará a cuidarlas más y prolongar más, si cabe, la vida de las mismas. Hace una década, la mitad de los materiales utilizados en la moda eran de origen. Ahora, un 2/3 son fibras sintéticas frente a un 1/3 de fibras naturales. Jane Milburn, la autora del libro Slow fashion, presenta estatisticas en uno de sus TED Talks (la puedes ver aqui) :

No olvides que eligiendo piezas de alta calidad muestras respeto por ti y por tu cuerpo.

• Estás apoyando a los ¨buenos¨ fabricantes para que sigan creciendo y mejorando en su negocio y ayudas a las empresas que se preocupan por las prácticas de fabricación responsable. 

En definitiva, no podemos esperar que este cambio sea inmediato, sino que tiene que tener su curso natural. El proceso comienza con nuestra participación activa: leyendo libros que nos ayuden a cambiar nuestros hábitos de consumo, viendo charlas sobre el tema, yendo a eventos relacionados y poniendo en práctica todos los consejos que cito en este artículo. Busca tus propias razones y no olvides que tu aportación para lograr un cambio hacia un consumo más responsable y por tanto sostenible, es fundamental.
Aquí os dejo algunos artículos de calidad que he comprado recientemente: llevo una camiseta negra de Patagonia, un cinturón y unos pantalones azules de Stussy. Últimamente, he estado comprando más y más ropa clásica, de calidad y atemporal. Al hacer esto, me aseguro de que estoy abrazando estas dos filosofias de vida: “compra bien, ten menos” y “la calidad frente a la cantidad”.

Fotos PABLO GIRALDO.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *